Daniel Ulibarri

Mensajero

Cuando se rompe la dura arena y sus granos son claros como el vino, el gran mar embriaga mi camino.

Cuando el sol desesperado lucha a través de la niebla, se ahoga la hierba desprotegida.

Dicen que existe un mensajero que nos protege a los locos y perdidos.

Es él quien lucha contra las olas que borran nuestras huellas.

Es él quien nos protege de los tiempos violentos y todos nuestros muertos.

Frente a las grandes dunas y la hierba áspera con costra de sal responde y nos avisa cuando las ramas de los árboles están torcidas por nuestros múltiples desconciertos.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: