enero 16, 2021

Mil enemigos tienen. Afrontan amenazas sin número.

Incontables peligros las acechan en su larguísima peregrinación: el viento las dispersa; las hace caer la tempestad; son víctimas de otras criaturas que las persiguen y las matan; se estrellan contra los automóviles del hombre; perecen bajo el sol de los desiertos o entre el hielo y la nieve de los montes.

Pero aun así la mariposa monarca llega cada año a su santuario a cumplir, como siempre, su cita con la vida.

Lo mismo pasa con la vida.

Mil enemigos tiene que la quisieran convertir en muerte.

Pero aun así la vida sigue.

Frágil como una mariposa, es sin embargo poderosa, fuerte, y eterna. Como una mariposa.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: