octubre 22, 2021

Estas pequeñas flores se llaman maravillas. Y lo son: cuando las otras flores desaparecen a la llegada del frío ellas se quedan con nosotros y ponen sus coloridas notas -rojas, blancas, jaspeadas, amarillas- en la grisura del tapial de adobe.

Por pequeñas las quiero, y por humildes. Su aroma apenas aroma.

Las niñas las cortan y con ellas hacen collares para hombres y mujeres del Potrero.

Cosas son éstas tan sencillas que no debería yo escribir acerca de ellas.

¿Qué son unas pequeñas flores, y unas niñas, y una imagen antigua y deslustrada, y una capilla vieja en un lugar perdido en lo alto de la sierra?

Quizá no sean nada, pero para mí son maravillas que ponen su color en la grisura que soy yo.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: