Daniel Ulibarri

De luz y oscuridad

 

Pareciera que de lo único que hablamos es de luz

que haya luz, entonces hubo luz, qué buena luz

—pero el amanecer puede ser lo más oscuro.

Tantas horas entre del día retroceden y lo que

reconocemos como la mañana es un sol que se crespa

como una ola que nunca se rompe sobre nosotros

—como si la luz fuera protectora y todopoderosa,

como si pudiese iluminar corazones apagados,

y tantos cuerpos rotos en un día como hoy.

Como si el amanecer solucionara todo,

como si el peligro no se atreviese a aparecer.

Hablamos tanto de luz que tanto nos olvidamos 

del valor de la buena y absoluta oscuridad…

Pues no hay momento más oscuro en esta vida

que el triste comienzo de un nuevo día.

 

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: