fbpx
Daniel Ulibarri

Los siete pecados capitales

Estaba la lujuria.
Pobrecilla, había empezado a envejecer.
Estaba la gula.
Vanidosa, presumía siempre de ser el último pecado de la carne que el hombre podía cometer.
Estaba la pereza.
Bostezaba.
Estaba la envidia, el pecado que ningún placer da a quien lo comete.
Estaba la ira.
Apartada en un rincón, nadie la quería ver.