fbpx
Daniel Ulibarri

Los dioses se derrumban

Es patente para el ojo que no puede mirar al sol

Mienten los filósofos petulantes que dicen que el mundo es uno;

El mundo es otro y otro, el mundo está aquí y allá

Cualquier filósofo sofocaría esta vida por falta de aire

Excluir el nacimiento y la muerte; su cristal nunca se rompe

Sin movimiento y sin aliento, sin avances ni errores,

Nada comienza ni termina, nadie ama ni pelea,

Todos tus enemigos son amigos y todos tus días son noches

Y todos los caminos dan vueltas y no son caminos en absoluto

Y el alma tiene músculos, el mundo es una bola de madera.

El existencialista moderno también castra, niega nuestras vidas

Y nada de lo que hacemos, hacemos o nos convertimos sobrevive,

Su terror a la confusión congela la corriente que fluye

En mera ilusión, su ansia de suprema

Completitud significa estrangular cada orificio con apretado

Yeso mientras evoca un ideal muerto de blanco

Todo blanco

Universal, negándose a permitir

División o dispersión: la eternidad es ahora

Y el ahora está entumecido, un hecho que no se ve

Postulando una tonta identidad estática

De la esencia y la existencia que no podrían fusionarse sin

Desterrar a la distancia y la creencia junto con la duda,

Acción junto con error, crecimiento junto con brechas;

Si el hombre es un mero espejo de Dios, los dioses se derrumban.

Amante del humo, la gasolina, los químicos y preservantes. Quienes son amantes del "fitness", el gimnasio, las dietas y los maratones y cualquiera que abrigue escrúpulos de moralina, se encierre en sus 'tiquismiquis' de conciencia y provincialismos santurrones, deje de lado estos renglones ahora mismo.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: