septiembre 28, 2020

original

Era una persona de libros sagrados.

Uno era el mar.

Otro la montaña.

Otro el cielo nocturno lleno de estrellas.

Otro el bosque.

Otro el desierto.

Otro la mujer y el hombre.

Otro los niños.

Otro los ancianos.

Otro todas las criaturas de la naturaleza.

Alguien le preguntó:

¿No tenés la Biblia? ¿No tenés el Corán? ¿No tenés el Talmud?

Contestó:

Oh, sí. También esos otros libros tengo

 

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: