septiembre 17, 2021

Llegaron sin anunciarse y me dijeron:

¿No te acordás de nosotras?

La verdad, no las recordaba.

Me preguntaron, desafiantes:

A ver: ¿quiénes somos?

Perdonen -respondí-. Los adictos tendemos a perder  la memoria. Les ruego que me digan quiénes son.

Respondieron muy orgullosas:

-Somos las viejas rencillas.

Quedé asombrado. Les dije:

-Pues se ven muy jóvenes.

Explicaron:

-Nos sometimos a una operación rejuvenecedora.

Las felicité cumplidamente. Y a ustedes les digo: si ven unas rencillas que parecen nuevas no se dejen engañar: son las viejas rencillas de siempre.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: