septiembre 27, 2020

Éste era un cuervo que llevaba en el pico un sabroso queso.

Lo vio una zorra y le dijo:

-He oído decir que tu canto es el más bello entre todos los de las aves. ¿Me dejas escucharlo?

El cuervo, halagado en su vanidad por aquellas palabras, abrió el pico para cantar.

El queso cayó a los pies de la zorra.

En vez de tomarlo y escapar con él la zorra lo recogió y se lo devolvió al cuervo.

Un hombre que pasaba por ahí vio eso y le dijo a la zorra con asombro:

-Yo tenía una idea muy diferente de las zorras.

Respondió ella:

-No todas las zorras son iguales, pero todos los fabulistas sí lo son.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: