Daniel Ulibarri

La violencia, la estupidez y el amor.

 

Un arrastre espiritual.

 

Una participación desinteresada.

 

Las fantasías nunca se disculpan.

 

Un brillo desvanece.

 

La monotonía necesaria.

 

La alegría es colectiva, parece

 

Nada es personal.

 

No hay recuerdo para la compasión.

 

Consumimos cualquier cosa.

 

Los días pasan.

 

Los dedos sangran.

 

Nos hablamos como nos hablamos.

 

Las heridas nos acumulan.

 

La monotonía es la factura que cimenta el dolor.

 

Ojos que se abren fortalecen al miedo.

 

Congeladas en pasajes de infinita permutación,

 

las dudas necesarias para cualquier distorsión.

 

Escépticos y muertos somos rodeados y sujetos

 

perpetuos de la violencia, la estupidez y el amor.

 

 

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: