enero 22, 2021

Se va el año con su cortejo oscuro de penas y dolores.

El que viene -¿podremos en esta ocasión llamarlo «nuevo«?- se presenta incierto. No sabemos si traerá alivios o más desazones.

El mundo enfermó súbitamente, y nosotros, la humanidad, con él. Una inmisericorde plaga sembró la muerte en todos los confines, y puso sufrimiento en millones de hogares en los cinco continentes.

Ahora la vacuna es esperanza. Toca a los gobiernos hacerla llegar con eficacia y prontitud, de modo que la ciencia remedie los efectos de la imprudencia e imprevisión del hombre.

Desde luego la vida seguirá. Siempre ha seguido. Nos lo dicen los niños que ahora nacen; nos lo dice el amor de los enamorados; nos lo dice el ritmo inmutable de la naturaleza.

Seguirá la vida, y todo esto será como un mal sueño del cual vamos a despertar.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: