octubre 22, 2021

Ahora miro con ojos que todo pueden ver,

y sé dónde está el oro que buscan los hombres en la tierra.

Conozco la residencia del diamante,

y las grutas en donde esplenden las preciosas piedras.

Podría decirles a mis amigos que aún viven

el camino para llegar a esos tesoros.

Pero sé que en verdad no son tesoros:

son inerte materia, metal, piedras…

Tesoros son aquellos que ni siquiera juzgamos riqueza en nuestra vida:

el afecto de quienes viven con nosotros;

el trato con los amigos buenos;

los sencillos goces que cada día trae consigo.

La vida es el tesoro…

Si no sabés vivirla en el amor y el bien,

perderás el tesoro mayor, el más hermoso.

Les doy mi palabra

desde la profundidad de la tumba.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: