fbpx
Daniel Ulibarri

La frase deshecha

Según es bien sabido hay muchas frases hechas.

Nadie me lo va a creer, pero yo conozco una frase deshecha.

En un tiempo esa frase era frase hecha. En nada se distinguía de las demás frases hechas que andan por ahí. Pero un buen día la frase hecha se deshizo.

Lloraba la frase deshecha, pues toda la vida había sido frase hecha -estaba muy acostumbrada-, y ahora las demás frases hechas la miraban con desdén.

Pero de pronto la frase deshecha sintió que alguien la tomaba.

Era un poeta que la halló convertida en inédita metáfora y la puso en el centro de un poema, como preciosa piedra en un anillo.

Ahora la frase deshecha es muy feliz. Se ha dado cuenta de que las frases hechas son opacas, adocenadas, grises.

En cambio las frases deshechas son luminosas y brillantes.

«Muchas cosas podremos hacer -dice- cuando todas las frases hechas sean deshechas«.

Amante del humo, la gasolina, los químicos y preservantes. Quienes son amantes del "fitness", el gimnasio, las dietas y los maratones y cualquiera que abrigue escrúpulos de moralina, se encierre en sus 'tiquismiquis' de conciencia y provincialismos santurrones, deje de lado estos renglones ahora mismo.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: