Daniel Ulibarri

La ducha

 

Estaba intentando calentar el agua.

 

Yo estaba desenvolviendo un diminuto jabón.

 

Me estaba preparando para tomar una

 

ducha con vos muerto en la otra habitación.

 

¿Y debería lavarme el pelo?

 

La hierba de limón va con el dolor. 

 

Como puede mi cuerpo ducharse solo

 

como siempre lo hizo, meditando entre

 

lo verbal y lo reflexivo para evitar el siguiente paso,

 

tirando contenedores para llevar botellas de vino

 

de la noche anterior cuando nos habíamos reunido

 

para contar historias sobre tus posturas inmóviles.

 

Aunque no podías hablar, tratamos de hacerte reír.

 

Me fui y absorbí pulgadas de vos, escuché tu respiración

 

cuando te detuviste: respiración que nos reunió otra vez.

 

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: