octubre 26, 2021

Sentado aquí esta noche, con el calor del fuego,

ya tengo más de lo que debería.

No necesito fama, nadie que sepa mi nombre.

Solamente que al final de mis días, sea buena mi vida…

Dos brazos a mi alrededor y un cielo para aterrizar,

una dulce canción y cuatro ruedas para llegar.

Tanto amor que compartir y por el cual estar y seguir,

un corazón que conoce vibraciones enteras.

Tras una vida que fue buena, podré finalmente partir…

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: