octubre 22, 2021

Un hombre se puso a buscar una aguja en un pajar.

Inútilmente la buscó: no pudo hallarla.

Eso se explica. Sólo hay una cosa más difícil que hallar una aguja en un pajar, y es hallar dos agujas en el pajar. O tres, o cuatro, o cinco.

Claro, la cosa se vuelve más sencilla cuando a fuerza de acumular agujas que buscar haya en el pajar más agujas que paja.

Pero ése no es el caso del que hablo.

En el pajar había sólo una aguja, y el hombre no la pudo hallar.

Se le ocurrió entonces una idea para hallarla.

Prendió fuego a la paja. Pensó que quemando el pajar le sería más fácil encontrar la aguja.

Después del incendio tampoco pudo hallar la aguja.

Eso también se explica. Encontrar una aguja entre las cenizas es más difícil aún que encontrar una aguja en un pajar.

Este relato tiene una moraleja: no se debe incendiar un país para buscar la solución de sus problemas.

Un pensamiento en “La aguja en el pajar

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: