fbpx
Daniel Ulibarri

La aguja en el pajar

Un hombre se puso a buscar una aguja en un pajar.

Inútilmente la buscó: no pudo hallarla.

Eso se explica. Sólo hay una cosa más difícil que hallar una aguja en un pajar, y es hallar dos agujas en el pajar. O tres, o cuatro, o cinco.

Claro, la cosa se vuelve más sencilla cuando a fuerza de acumular agujas que buscar haya en el pajar más agujas que paja.

Pero ése no es el caso del que hablo.

En el pajar había sólo una aguja, y el hombre no la pudo hallar.