fbpx
Daniel Ulibarri

Intimidad

original (5)

Decimos, cuando alguien está sensible.

Tan delicado.

Entonces, peligroso y delicado

y listo para dar propina.

Conmovedor, siempre es dulce.

Le mueve el conocimiento y lo pausa el cuidado,

si no el amor, el pensamiento.

Tocado también. Un regalo.

Sonido. El que suena a loco.

Besado por Dios.

Su cerebro se encendió de otra manera.

Quien tiene el toque, el que es capaz.

Para aflojar un nudo, hacer manejar cualquier máquina.

Su tarareo es verdadero,

como afina sus cuerdas.

No tocar: primera advertencia.

Es la estufa, el shock, el cuerpo desconocido.

Para vos y todos los cuerpos

que, a su vez,

le prohibieron explícitamente su intimidad.

Amante del humo, la gasolina, los químicos y preservantes. Quienes son amantes del "fitness", el gimnasio, las dietas y los maratones y cualquiera que abrigue escrúpulos de moralina, se encierre en sus 'tiquismiquis' de conciencia y provincialismos santurrones, deje de lado estos renglones ahora mismo.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: