enero 28, 2021

 

Que ella no era bonita, lo sabía.

Las flores puestas en sus manos

después del concierto por la joven bonita,

solo serían agradecidas.

Presumirlas era invitar a la comparación.

Hábil para retener, retenía;

fue una especie de entrega.

Como cuando la meditación

es una especie de acción,

una forma de inclinarse hacia la música

como uno se inclina hacia el viento invernal,

como una mula se inclina sobre un arnés,

la forma en que un amante se inclina

hacia el punto de penetración más profundo.

Después de que la proa de un barco corta el agua,

el agua retrocede con el doble de fuerza.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: