Daniel Ulibarri

Miembros viriles

¿Cómo es que tenés tanta influencia sobre mí?
 
Tu práctica holgazana, tu sombrero desenfadado,
 
elogiando el bulto de masa en la parte superior
 
de mi pelvis, como si tuviéramos algo más
 
que considerar en medio del nudismo de todas
 
tus estrofas y líneas— me atraen hacia el centro de vos,
 
soy tu peón premiado con sustancias azucaradas
 
al sacar el líquido de perlas que hay
 
dentro de vos explotando a la luz…
 
Nunca he escrito un poema bajo tu influencia.
 
Arrebatás de mis sueños lascivos toda una tarde,
 
esperando la visita oscura de tu gran Palabra.
 
Cuando llegués, desabrocharé tu cuaderno
 
y solo seré un cuerpo obediente.
 
Vos sos el director y dueño de todo mi deseo
 
que se me sale siempre que vos me nutrís.

 

 

 

 

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: