octubre 22, 2020

Este hombre era dueño de una tienda.

Tenía tres empleadas a las que pagaba un salario de miseria.

No sólo eso: les prohibía que se sentaran durante toda la jornada de trabajo, de 10 horas.

“¿Ya?”.

Cuando una de ellas iba al baño le tocaba la puerta después de unos minutos y le preguntaba irritado:

Una noche ese hombre soñó que se moría, y el Justo Juez lo condenaba a ir al infierno.

Ahí debía estar siempre de pie.

Los demonios le impedían que se sentara.

Cuando vencido por la fatiga caía al suelo los diablos lo punzaban con sus tridentes y le preguntaban:

“¿Ya?”.

A la mañana siguiente de ese sueño el hombre compró unos bancos y les dijo a sus empleadas que podían sentarse en ellos.

Les acortó la jornada laboral, y ya no las apremió cuando iban al baño.

Además les aumentó el salario.

Al cabo de algún tiempo observó que las muchachas hacían mejor su trabajo. Eso le agradó bastante.

Y más le agradó que ya no volvió a soñar que se iba al infierno.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: