fbpx
Daniel Ulibarri

Huellas

Pasa un jet, y deja tras de sí una larga caligrafía blanca en el cuaderno azul del cielo.

Abajo pasa la carreta, y pone la marca de sus ruedas en el camino que va al rancho.

¿Qué huella de mi paso quedará de mí?

Quizá la de las aves, que apenas cruzan en su vuelo el aire cuando ya el aire se olvidó de ellas.

Debo, entonces, hacer caligrafías de bien en el camino. La letra ha de ser clara; sincera la escritura.

Las obras buenas se vuelven después recuerdos buenos. Ser mal recordado es el precio que se paga por hacer el mal.

Mucho se habla de la salvación. Si después de que mi paso haya pasado hay alguien que me recuerda con amor, me habré salvado.

Amante del humo, la gasolina, los químicos y preservantes. Quienes son amantes del "fitness", el gimnasio, las dietas y los maratones y cualquiera que abrigue escrúpulos de moralina, se encierre en sus 'tiquismiquis' de conciencia y provincialismos santurrones, deje de lado estos renglones ahora mismo.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: