Daniel Ulibarri

Hormiguero

Viejo loco ocupado, quemado sol rebelde.

¿Por qué nos llamás a través de ventanas y cortinas?

¿Deben seguir tus movimientos en las estaciones de los amantes?

Desgraciado pedante descarado, que regaña a los

escolares tardíos y a los aprendices amargados.

Decile a la corte que el rey cabalgará, llamá a las

hormigas del campo para no conocer ni la

estación, ni el clima, ni las horas, ni los días, ni los

meses, ni los harapos del tiempo.

Que cosechen los cargos y todas las criaturas sean

amadas aquí en tu tierra, arena, hojas y arcilla.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: