octubre 17, 2021

Este hombre del retrato, este hombre triste,
es mi imagen: cansado, fuerte, torpe.
No están en el retrato sus dolores,
su mansa soledad. Él ya no existe,

murió hace mucho tiempo, pero asiste
todos los días a la cita: amores
y muertos vuelven siempre como azores
a la percha del alma.

¿Conociste a ese hombre?

Yo no. Sólo lo quise.
No se lo dije nunca. No se usaba.
Como hacen tantos hombres con él hice.

Cuando por su ataúd crucé el abismo
ya era tarde. Hoy que digo: «Yo te amaba»
el hombre del retrato soy yo mismo.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: