enero 16, 2021

El higo es fruto bíblico.

El higo es fruto lúbrico.

Hay en él reminiscencias evangélicas y ocultas evocaciones de erotismo.

Vale decir que el higo es fruto ambivalente para quien tiene doctrina clara y turbio pensamiento.

Yo procuro pensarlo sin comerlo.

Procuro, sobre todo, comerlo sin pensarlo.

Es decir, trato de verlo como un pequeño pedazo de Biblia en vez de mirarlo como lasciva sugerencia.

En todo caso el higo es inocente fruto.

Ninguna culpa tiene de lo que el hombre piensa cuando lo abre en dos para comerlo. Tampoco tiene culpa de aparecer junto con su madre, la higuera, en el sagrado libro.

Pido perdón al higo por mis pensamientos.

Luego lo abro en dos para comerlo. Y pienso.

Pienso…

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: