Daniel Ulibarri

Hermanos

Vení a enrollarte conmigo aquí en la cama de la creación entre las ramitas y las cintas del pasado.

He envejecido recordando el jardín, el zumbido de los grandes felinos entrando en el lenguaje, el dulce humo de la costilla del hombre cuando se levanta y comienza a caminar.

Entonces todo era gloria, las criaturas aladas saltando como ángeles, los océanos reclamándolos suyos.

Descansemos aquí un tiempo como dos hermanos que lo vieron suceder y se preguntaron qué significaba…

Escuchá, estás más allá incluso de tu propio entendimiento.

Esta costilla y la lluvia y la arcilla en todo su orgullo, su dominio inestable, no es lo que creías que eras, pero es lo que sos.

El rostro extraña ambición, el deseo de llegar más allá de las estrellas.

Sos vos. Vos, todo vos sos soledad, la perfecta imperfección.

 

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: