fbpx
Daniel Ulibarri

Gracias a Dios

Cuando el roble golpeado por la tormenta se acercó a la casa,

la otra mitad se estrelló contra el patio de los vecinos…

La mitad restante del árbol se inclinó hacia la caja de vidrio.

Diagonal para quienes no teníamos ninguna señal visual,