octubre 22, 2021

Lo até a tu muñeca

Con un bonito lazo rosa, arrancado

Por el primer pequeño tirón de viento.

Lo siento.

Salté para atraparlo, pero no soy lo suficientemente ágil.

Se alejó rápidamente.

Todavía parecía grande y casi al alcance.

Como un corazón

Mirá, dije.

Entrecerraste tus ojitos.

El globo parecía feliz, ondeando

Adiós.

El cielo está muy alto hoy, dije.

El rojo se volvió negro, un lunar en el cielo

Entonces no.

Lo vimos

Aunque no pudimos

Detectarlo más en absoluto.

Incluso después de eso.

La inocencia nunca regresaría.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: