Amás a tu amiga, así que volás por todo el continente para verla.

El mundo está de luto. Cuando la mirás, ves que falta algo.

Mirás de nuevo. Ella parece estar ahí…

Anteojos para leer, sarcasmo, zapatos de tacón de cuero.

¿Que esperabas? ¿Cenizas? ¿Armas? ¿Un museo?

Tu amiga cree que hay más dolor que belleza en el mundo.

Lo condenó durante la mitad del año.

La otra mitad permaneció cálida y generosa.

Los griegos amaban la simetría.

En el avión, el hombre a tu lado

lee precisamente un libro de geometría,

la lección sobre cómo encontrar la circunferencia de un círculo.

En circunferencia podés calcular el camino

alrededor si conocés el camino a través.

Intentaste cruzar con tu amiga.

Pero no creés en la otra vida.

Pensaste que podrías ir tras ella.

En caso de que te equivocaras.

En caso de que ella esté en algún lugar.

Esperando…

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: