octubre 27, 2020

Jamás te gustaron los gatos.

Es natural: eras un perro, y los gatos y los perros han andado siempre como perros y gatos.

Doña Cándida, la vecina en el Potrero, tenía un gato.

Cuando vos andabas cerca el micifuz se trepaba a la pared de adobe y desde arriba te veía.

No puedo descifrar las miradas de los gatos –¿habrá quien pueda descifrarlas?– pero estoy seguro de que te veía con burla.

Al principio le ladrabas, pero aquello era lo mismo que ladrarle a la luna.

El gato volvía la vista a otra parte a fin de demostrarte menosprecio. Vos te ponías furioso y le ladrabas más.

Después aprendiste a no hacer caso del gato.

Se subía al muro y desde ahí te miraba para provocarte, pero vos como si nada.

Entonces el que se exasperaba era el minino.

Seguramente sentía lo mismo que un actor que en un tiempo fue famoso y al que después nadie reconocía en la calle.

Jamás te gustaron los gatos.

En fin, nadie es perfecto.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: