diciembre 5, 2020

La buena gente del Bosque cree más en los muertos que en los vivos.

Si ven una luz rara o escuchan un extraño ruido dicen que es un alma en pena.

Lleno de almas en pena debe estar el potrero, pues a cada paso yo veo extrañas luces y escucho ruidos raros.

Me cuentan los vecinos que si un ánima en pena pasa ante un espejo el cristal no la reflejará. Desde que me contaron eso evito pasar frente al espejo de la sala. Temo que no me refleje. ¿Qué haría entonces?

Dicen que si alguna vez me topo con alguna sombra lo primero que debo hacer es preguntarle si es de este mundo o del otro.

Si responde que es del otro no pase usted cuidado. Preocúpese si le dice que es de éste.

Yo, la verdad, no creo en apariciones. Sin embargo, no me sorprenderé cuando se me aparezca alguna.

Lo dijo Shakespeare: hay más cosas en el cielo y en la tierra de las que jamás alcanzaron a soñar todas nuestras filosofías.

Si se topan conmigo, por favor no me pregunten si soy de este mundo o del otro. No sabría qué contestar.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: