Sin fronteras

 

40464248_1911827072226474_8612176376495079424_n

La migración representa uno de los problemas más serios en el mundo, alcanzando niveles muy preocupantes por la cantidad de hombres, mujeres y niñ@s que día a día intentan salir de sus países de origen, ya sea por guerras, pobreza, violencia, inseguridad y pocas o nulas condiciones para mejorar su calidad de vida.

Estos dramas nos obligan a replantearnos la condición humana de pueblos y gobernantes y el rechazo a los migrantes venidos de países pobres o en guerra que se ven obligados a salir para encontrar protección.

Quienes creemos que nadie debería tener que dejar su país por falta de oportunidades debemos respaldarlo con acciones: solidaridad, aceptación y respeto.

Quienes creen que no es su problema, o se juran por encima de un inmigrante, pueden irse mucho para la mierda. Y vivir en la peste de la crueldad y la ignorancia.

La migración en Centroamérica ha mostrado el rechazo de Costa Rica para recibir y proteger a nuestros vecinos de acuerdo a los derechos humanos y al derecho internacional.

Todas estas personas se enfrentan a situaciones muy difíciles fuera de sus países, se encuentran frente a espacios hostiles, hacinados y sin condiciones adecuadas. Encima, deben soportar la arrogancia de muchos ticos que parecen haber nacido con una crueldad inexplicable.

Resulta evidente que se han intensificado los casos de odio racial en el mundo y del discurso antimigratorio de extrema. Costa Rica no está absuelta.

Estos problemas abren las posibilidades para una reflexión profunda: los derechos humanos han sido violados internacionalmente y cada vez los países los respetan menos.

¿Cuáles deben ser las claves de una sociedad justa?

La filósofa española Adela Cortina ha acuñado un nuevo término: «Aporofobia«, o rechazo al pobre como un desafío para la democracia.

Se trata de formas de exclusión social y necesitamos dar respuesta al drama con verdaderas políticas sociales para superar la desigualdad económica y ofrecer una hospitalidad que no hemos practicado.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: