marzo 1, 2021

Las cosas en el mundo se pusieron mal, tan mal que la fe iba a desaparecer.

El Espíritu, preocupado, le dijo al Creador:

-La fe va a desaparecer.

Pasó el tiempo, y las cosas en el mundo se pusieron peor, tanto que la esperanza iba a desaparecer también.

El Espíritu, lleno de preocupación, le dijo al Padre:

-La esperanza va a desaparecer.

El creador, entonces, lo tranquilizó. Le dijo:

-No te preocupés. El amor nunca va a desaparecer, y mientras haya amor la fe y la esperanza no desaparecerán.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: