Pasillos, pasillos y callejones sin salida.

Un guardia de seguridad te detiene:

Entrás en un complejo de cajas de vidrio

que cubren un bloque cuadrado.

Las cápsulas se encuentran en varias etapas

de ensamblaje y son fantásticas máquinas

con relucientes válvulas de cobre;

Cientos de conexiones eléctricas

se derraman por el suelo.

Los hombres están vestidos

con camisas blancas de manga corta

y pantalones oscuros.

Son ángeles;

Sus alas crujen mientras juegan

con la fuerza celestial, el Nuevo Mundo.

Sabés que serás el resquebrajamiento

del suelo, o las diminutas líneas

dejadas por el paso de una escoba

en lugar de la perfección transparente.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: