octubre 24, 2020

Había hojas de higuera, claro.

Y de parra, naturalmente.

Pero había también hojas de encino.

De roble.

De haya.

De abedul.

De sicomoro.

De álamo.

Había incluso hojas de jacaranda.

De baobab.

De ombú.

Había hojas de mil árboles.

Y aun así dijo Eva:

-No tengo nada qué ponerme.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: