¿Desde cuándo estaban en el convento esas estatuas? Ninguno de los monjes lo sabía.

Una representaba a un hombre; a una mujer la otra. No eran divinidades clásicas, de mármol, ni figuras heroicas de bronce. Eran una mujer y un hombre comunes y corrientes, de piedra sus efigies, grises como la tierra, como la tierra humildes.

Cierto día las estatuas desaparecieron. Un año después los monjes vieron cerca del convento a una mujer y un hombre que tenían extraordinario parecido con las estatuas. La mujer llevaba un niño en los brazos; el hombre sonreía feliz.

Fray Virila daba una explicación. Decía:

-También las piedras aman. Hasta en la piedra se perpetúa la vida.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: