Daniel Ulibarri

Esta flor

 

Esta flor no tiene nombre.

 

Tan bella es que ningún nombre le vino bien, y los rechazó todos.

 

La rosa se conformó con llamarse rosa, y lo mismo el clavel, la siempreviva, la violeta, el narciso y la gardenia.

 

Todas las flores están contentas con su nombre.

 

No así ésta.

 

La historia dice que le propusieron cerca de mil nombres, y ninguno le gustó.

 

A cada uno que le proponían contestaba:

 

Soy demasiado hermosa para llamarme así.

 

Se quedó sin nombre, entonces.

 

Cuando los especialistas se refieren a ella dicen sólo:

 

La flor.

 

Y todos saben a qué flor se refieren.

 

Tampoco me pregunten a mí cómo se llama.

 

Ya dije que no tiene nombre.

 

Es la flor.

 

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: