Rodeado de hueso, rodeado de células,

por anillos, por anillos de fuego, de infiernos,

por cabellos revueltos en los aires,

rodeado de siluetas, de abejas mojadas

por la miel y por esqueletos de árboles,

rodeado de actualidad, ,

por aquello de los propósitos prácticos, gente.

Rodeado de surrealismo y palomitas de maíz,

rodeado por el renacido:

Rendido del centro hacia los alrededores.

Rendido para siempre y nunca terminar con ella,

dejar a la naturaleza mezclarse,

rendirla al entorno que rodea a la tierra

que resbala a través de la caída:

a ese azul que se enreda alrededor

del desmoronamiento,

a ese azul que retumba

bajo el sol delimitando la perla

sobre la que caminamos y hablamos,

y perforamos para experimentar,

sintiendo el marrón antiguo que es azul ahora.

Una gota de agua que rodea a una vaca

que está en blanco y negro,

el gorjeo que es mecanizado

de una naranja en medianoche,

al brillo del viento visible y el verde claro.

Ese es el boleto para el túnel

a través de la espesura que es un embudo

de música de grillos para corregir y seleccionar

desde debajo del ala que gira hacia arriba

y hacia afuera…

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: