octubre 26, 2021

Mi amigo, no les importa si sos

individualista, un izquierdista,

un derechista, un idiota o una serpiente.

Intentarán explotarte, absorberte,

confinarte, desconectarte, aislarte

o matarte.

Y desaparecerás en tu propia rabia,

en tu propia locura, en tu propia pobreza…

en una palabra, una frase, un eslogan,

una caricatura y luego cenizas.

Trozos de lo que nos han inculcado:

tanto odio que han logrado

institucionalizarnos con la ignorancia,

hipnotizarnos con lo monótono, con

diseños para evadir la realidad y pisotear

nuestras vidas.

Los viejos muriendo de hambre,

los delatores calzando zapatos,

buscando migajas; sangre vital

de esta tierra casi muerta para contaminar

otro planeta.

Y si no peleamos, si no nos resistimos,

si no nos organizamos y unificamos,

nunca obtendremos el poder

de controlar nuestras propias vidas.

Entonces usaremos la mirada exagerada

del cautiverio, la mirada estilizada

de la sumisión, la extraña mirada del suicidio,

la mirada deshumanizada del miedo

y la mirada descompuesta de la reprensión.

Por siempre y siempre y siempre, ahí estarán…

mirándonos.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: