septiembre 20, 2020

original (6)

El Alto Funcionario del Estado hizo llamar al señor equis y le ordenó:

-Diga sí.

El señor equis, preocupado, dijo:

-Sí.

En seguida el Alto Funcionario le indicó:

-Diga no.

El señor equis repitió con inquietud.

-No.

-Ahora -le mandó el Alto Funcionario- diga sí y no.

-Sí y no -balbuceó el señor equis.

-Y por último diga no y sí.

-No y sí -obedeció, temeroso, el señor equis.

Entonces el Alto Funcionario del Estado le reclamó con enojo:

-¿Por qué usted me imita?

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: