septiembre 17, 2021

Luego vino el más oscuro antes,

vino el posterior más bajo.

Ya no éramos un dulce aquí

melosos para siempre, nunca.

Estábamos después de siempre.

Estábamos cada vez más lejos.

Menos fueron las palabras

que usamos para más difícil…

La pérdida era nuestra bandera.

Nuestros dioses cayeron más rápido

y más bajo desde lo más alto.

Ni si quiera los enterramos…

El día era más aburrido que ese desastre.

Nuestra factura fue un error tras otro.

En lugar de la mirada, teníamos al grito.

En lugar de caricias, fuimos nada como si nunca.

Y sobre ese río rompió el pantano del invierno.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: