Está la Tierra. El planeta.

La mitología de la piedra amatista.

Las cerezas en celo y los árboles babeando azúcar.

Suenan las canciones azules de medianoche.

Y la gente se obsesiona sobre… ¿el cielo?

¿Ese reino totalizado por el toque de un dios tímido?

¿Dónde empezó el verde y el río?

Si todo padre lo dice:

primero te esclavizás y temblás

y te descascarás

y morís por el cielo…

Para ver si existe alguna puerta trasera

que dejaron sin llave para hacerte un campo…

Mentiras. No hay puertas, ni filas.

Mirá a la derecha: los míos y yo

nos besamos vivos, reverdeciendo.

Acurrúquense y repiquen contra nosotros,

El río nace aquí,

El río nace en la tierra…

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: