fbpx
Daniel Ulibarri

El pensamiento propio

El Funcionario del Estado hizo llamar al señor equis y le preguntó:

¿Tenés pensamiento propio?

El señor equis se echó a temblar.

La pregunta era en verdad inusitada: el Funcionario del Estado le preguntaba siempre si era pipirisnáis o de la turba.

Decidió contestar afirmativamente, pues un Decreto del Estado ordenaba a los ciudadanos estar de acuerdo siempre con el Líder.

-respondió temeroso-.

Tengo pensamiento propio.

Deberás entregarlo de inmediato -le informó El Funcionario-. De hoy en adelante nadie en este país tendrá pensamiento propio.

Se atrevió a preguntar el señor equis:

¿Con qué lo van a sustituir?

Se dignó responder El Alto Funcionario:

Con otros datos. Los míos.

Amante del humo, la gasolina, los químicos y preservantes. Quienes son amantes del "fitness", el gimnasio, las dietas y los maratones y cualquiera que abrigue escrúpulos de moralina, se encierre en sus 'tiquismiquis' de conciencia y provincialismos santurrones, deje de lado estos renglones ahora mismo.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: