Daniel Ulibarri

El mismo mundo

Yo digo que todos los mares son el mismo mar.

El agua que toca ahora la playas de Guanacaste es la misma que hace tiempo tocó la de las Islas Filipinas, y que mañana rozará el extremo del Cabo de Hornos o de Buena Esperanza.

Las nubes que ahora veo pasar son las mismas nubes que mi padre, mi abuelo y mi bisabuelo vieron pasar, y son las mismas que verán pasar los nietos de mis nietos… si algún día llego a tener hijos.

Este mundo es el mismo mundo que ayer fue, y el mismo que después será.

Cambiará un poco, es cierto. Con las locuras de la humanidad lo haremos cambiar.

Pero cuando ya no haya aquí almas vivas seguirá habiendo mundo.

Los dinosaurios desaparecieron, el mundo no.

Quizás la vida desaparecerá. Seguirá el mundo.

Cuidemos de él, entonces.

Cuidarlo será cuidar de nuestras almas.

No ensuciemos sus mares, sus ríos, lagos y lagunas. No contaminemos su aire. No asolemos su tierra.

Este mundo es nuestra casa.

No tenemos otra.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: