enero 28, 2021

El Funcionario del Estado hizo llamar al señor equis y se dignó informarle acerca de un importante asunto de Gobierno.

Le dijo, ceremonioso y grave:

El Más Alto Funcionario del Estado tiene un Plan.

El señor equis no contestó palabra. Calló, esta vez no por temor, sino por escepticismo. Prosiguió el Funcionario:

El Plan del Más Alto Funcionario está formado por diez puntos.

No dijo nada el señor equis. Continuó el Funcionario del Estado.

Si ese Plan no resulta, el Más Alto Funcionario tiene otro Plan, éste de cien puntos. Y si ese otro no funciona, tiene ya listo otro de mil puntos. En caso de que éste tampoco dé resultados, el Más Alto Funcionario…

El señor equis dio la espalda al Funcionario del Estado y se alejó. Y es que en ninguno de sus Planes -ni el de diez puntos, ni el de cien, ni el de mil- el Más Alto Funcionario del Estado había tomado en cuenta al señor equis.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: