El Mal

Llamáme hipócrita si querés.

Mereceré de sobra el calificativo.

O decime fariseo, palabra que por tener resonancias evangélicas suena más dramática.

Y, ya que andamos por ese campo -el de los epítetos cristianos-, acusáme de ser un sepulcro blanqueado, no me insultés: solamente hacé mi descripción. Vos me conocés bien.

Sabés que muchas veces he hecho mal. Fijáte que no digo «he hecho el mal». Eso se queda para pecadores de más fuste.

Los asesinos a sangre fría, por ejemplo; los pederastas; los fabricantes de mierda, que saben que su producto mata y aun sabiéndolo siguen lucrando con él; aquellos que se aprovechan de la necesidad o ignorancia de su prójimo para enriquecerse; ésos hacen el mal. Ellos son el mal.

Cuando esa solitaria procesión pasa ante mí me arrodillaré como en mis días ni de inocencia, con la misma fe que solo conoce dudas, con la misma esperanza que no admite desesperación.

Y luego, al levantarme, no me sentiré avergonzado por lo que había hecho, antes bien experimenté una sensación de paz, de plenitud espiritual; una especie de certidumbre ante la incertidumbre.

En mí -vos me conoces- conviven las dudas y la fe. En ocasiones creo que no creo. Pero pienso que en días como éstos, de soledad que se vuelve temor, de temor que se vuelve soledad, es mejor creer que dudar…

danulitio

Soy un actor, escritor y produtor creativo costarricense. Inicié mi formación académica en teatro, después producción y periodismo y me gradué con una Maestría en Artes Dramáticas de UCLA, en California. Tengo 20 años de experiencia como locutor, creador y presentador de programas TV y periodista.

Ver todas las entradas de danulitio →

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: