marzo 8, 2021

El maestro escribió en su pizarra la letra A. Preguntó luego a los alumnos en la sala:

¿Qué ven?

Todos respondieron:

Una letra A.

Les dijo el profesor:

Observen que ninguno de ustedes respondió: «Veo un pizarrón en el cual está escrita una letra A». El pizarrón es grande; la letra que escribí es pequeña. Y sin embargo nadie vio la enormidad del pizarrón, y todos se fijaron en la pequeñez de la A.

Del mismo modo -concluyó el maestro- nunca pensamos en lo que no vemos, por pensar sólo en lo que vemos. Y, como en el caso de la letra A y el pizarrón, lo que no vemos es mucho más que lo que vemos.

Así dijo el maestro. Y los alumnos se prometieron a sí mismos que en adelante pensarían un poco menos en lo que veían, y un poco más en lo que no veían.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: