Daniel Ulibarri

El loco de Moscú

El talón de Aquiles de Vladimir Putin es la economía, su pesadilla. Se enfrenta también ante la conciencia de Ucrania y el mundo.

 

Vladimir Putin es tan terrible como Iván el Terrible (1530-1584), el primer monarca ruso en adoptar el título de zar. Su apodo era muy merecido porque, comparado con él, hasta Nerón era suave.

 

Tenía un carácter terrible, no en balde se casó siete veces y su reinado duró 40 años, los mismos que Putin desearía cumplir más allá del 2036, año en que terminaría, si él no decide otra cosa, de ser Presidente.

 

Dice el diario francés Liberation que el talón de Aquiles de Putin es la presión de las élites económicas rusas y de la opinión pública respecto a las sanciones internacionales: una verdadera pesadilla para el jefe del Kremlin.

 

No hay duda, la situación es muy “problemática” y sus consecuencias potencialmente muy “peligrosas“.

 

Con toda intención Putin desató una “guerra loca“, “una guerra económica” y una guerra cuyo conflicto bélico puede afectar a otras partes del mundo.

 

La recesión en Rusia está a la vuelta de la esquina, no obstante todavía no se siente.

 

El más preocupado por la situación de guerra sin cuartel, además de su ministro de Finanzas, del presidente de la Banca Central Rusa y de los dirigentes de la banca principal de su país, es el multimillonario Roman Abramovich, empresario y dueño del equipo de futbol Chelsea, quien ha aceptado ayudar a Ucrania a negociar una resolución pacífica a la invasión Rusa.

 

Pero este gesto parece que tiene sin cuidado al “loco de Moscú“, como le dicen a Putin cuyo único deseo es anexarse Ucrania, tal como lo fue durante la época de la Unión Soviética.

 

El periódico mencionado líneas arriba insiste en decir que el verdadero talón de Aquiles de Putin es la economía: su pesadilla número uno.

 

No hay que olvidar que el rublo casi ha perdido un 30% de su valor tras las nuevas sanciones internacionales por el ataque a Ucrania, “el granero de Europa“, como se escucha en todo el mundo.

 

Según un artículo de Reuters, algunas de las materias primas que se van a ver afectadas por esta guerra son: el aluminio (Rusia es el mayor productor mundial, aparte de China), el cobalto, el cobre, el níquel, el paladio y el platino, el titanio y los fertilizantes.

 

 

Rusia y Ucrania exportan el 19% del total mundial del maíz y el 80% del aceite de girasol.

 

En cuanto al petróleo, Ucrania es uno de los más grandes exportadores, lo mismo que el gas natural.

 

El verdadero héroe de esta guerra que presenciamos en nuestra televisión todos los días y en directo, sin duda, es Volodimir Zelenski, presidente de Ucrania.

 

Este joven jefe de Estado, de origen judío, perdió a la mayor parte de su familia en manos de los nazis, hay que decir que siempre ha estado contra la guerra, de allí que haya multiplicado sus discursos para incitar a los ucranianos a “guardar la calma” y a los rusos a rebelarse contra la invasión instigada por Putin el Terrible.

 

Nelly Didelot de Liberation insiste en decirnos que Zelenski es un mandatario muy digno quien suele tranquilizar a sus conciudadanos:

 

¿Qué tenemos que hacer? Nada más una cosa: guardar la calma. En abril, celebraremos pascuas. En mayo, como de costumbre, habrá sol, las vacaciones y los asados“.

 

Días después desde su celular, anunció a sus compatriotas:

 

Que no cunda el pánico, somos fuertes y estamos listos a todo y venceremos a quien sea. Somos Ucrania“.

 

En el 2019, Zelenski, año en que fue electo con 73% de votos de su partido llamado: “Servidor del pueblo“, parecía no estar a la altura de la Presidencia.

 

Ya en esa época, era muy popular y estaba perfectamente posesionado en su papel como político.

 

Zelenski solía ser un comediante muy exitoso, cuyo personaje se llamaba Vasyl Holoborodko, un profesor de historia elegido como Presidente, después de una campaña organizada por sus alumnos.

 

Tensión entre los distintos polos, ahora entre Occidente y Rusia por Ucrania, obliga a tomar partido. Los países latinoamericanos tienen que definir su papel y sus principios en el nuevo orden mundial.
Una mujer sostiene a un bebé mientras la gente lucha en las escaleras después de un cambio de última hora de la plataforma de salida de un tren con destino a Lviv en Kiev, Ucrania, el lunes 28 de febrero de 2022. Explosiones y disparos que han interrumpido la vida desde que comenzó la invasión la semana pasada. pareció disminuir alrededor de Kiev durante la noche, cuando las delegaciones ucraniana y rusa se reunieron el lunes en la frontera de Ucrania con Bielorrusia

 

Él se presenta como progresista y lanza una cruzada contra la corrupción que paraliza el Estado.

 

Cuando verdaderamente se lanza a su campaña, propone lo mismo que su alter ego.

 

Pueden reprocharle su falta de experiencia, su ausencia de programa, pero no su valentía, su arrojo y su enorme deseo de salvar Ucrania.

 

Rusia ha invadido Ucrania, de la misma forma que la Alemania fascista lo hizo durante la Segunda Guerra Mundial. Rusia está camino del infierno, pero mucho dependerá de su pueblo. A todos aquellos que aún tienen conciencia: es tiempo de salir a protestar contra esta guerra“.

 

Mientras tanto los tanques rusos, pintados con una misteriosa “Z” en blanco, siguen bombardeando Kiev por órdenes de Putin el Terrible.

 

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: