octubre 31, 2020

Doña Sofía, vecina de don Cornelio en el Bosque, es dueña del más bello jardín en todo el Bosque.

La señora tiene la mano caliente: posee la virtud de hacer brotar las plantas, o de lograr que prendan los injertos, y entonces su jardín parece el del Edén.

Crecen en él los eróticos alcatraces, y las pomposas dalias, y las violetas condenadas a modestia perpetua, y la obvia rosa, y los geranios con olor a clavo, y esa humilde flor campesina que se abre a la caída de la tarde y se cierra con el primer anuncio de la noche, llamada “amor de un rato”.

Hermoso es el jardín de esta señora.

En medio de las opacidades de la tierra, entre lo gris del caserío de adobe, su jardín es un esplendor real, un arco iris que se hubiese acostado sobre la tierra a descansar un poco.

Doña Sofía, vecina de don Cornelio en el Bosque, es dueña del más bello jardín en todo el Bosque.

Don Cornelio, sin embargo, no se lo envidia.

Dice:

-El jardín es de ella, pero la ventana es mía.

Tiene razón el sabio viejo: todo lo que podemos ver y gozar es de nosotros aunque no sea nuestro.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: