octubre 22, 2021

El filósofo está filosofando.

(Su esposa dice que está papando moscas).

¿Qué piensa el pensador?

(Sus hijos dicen que está pensando en la inmortalidad del cangrejo).

El filósofo se pregunta hondas preguntas acerca de sí mismo:

-¿Quién soy?

-¿De dónde vengo?

-¿A dónde voy?

Cuestiones inútiles son ésas. Nadie sabe quién es, y todos desconocemos de dónde venimos y a dónde vamos.

Ignorar tales cosas es muy buena cosa: si aquellas preguntas tienen respuesta seguramente es estremecedora.

Dejemos, pues, filosofar a ese filósofo.

La verdad es que está papando moscas y pensando en la inmortalidad del cangrejo.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: