fbpx
Daniel Ulibarri

El canto del gallo

A las cinco de la mañana el gallo cantó: «Qui«.

Luego, a las seis, repitió: «Qui«.

A las siete hizo: «Ri«.

Y eran ya casi las nueve cuando con otro «Qui» completó su tradicional «Quiquiriquí«.

Tardó casi cuatro hora en cantarlo.

Le pregunté por qué había hecho eso. Respondió:

Para mostrar la relatividad de la expresión: «En menos que canta un gallo». Hay veces que un gallo no canta en menos que canta un gallo.

Consideré atentamente esas palabras, y pensé que el gallo tenía razón.

A esa conclusión llegué en menos que canta un gallo. Un gallo, quiero decir, que cante en menos que canta un gallo.

Amante del humo, la gasolina, los químicos y preservantes. Quienes son amantes del "fitness", el gimnasio, las dietas y los maratones y cualquiera que abrigue escrúpulos de moralina, se encierre en sus 'tiquismiquis' de conciencia y provincialismos santurrones, deje de lado estos renglones ahora mismo.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: